Una vez que ya tienes tu tabla y has elegido un buen spot, sin aglomeraciones, el siguiente paso es aprender a remar. Es un punto muy importante de partida, un elemento esencial a la hora de aprender surf y que hay que dominar poco a poco, entrenando nuestro cuerpo para ello. El remo debe iniciarse en olas pequeñas y si es posible remar cuando el mar esté tranquilo y no haya olas. Lo mejor es caminar con la tabla hasta que el agua llegue a la cintura, y luego inclinarse sobre la tabla de surf, posando el cuerpo en la cubierta. En una tabla corta debes mantener el peso centrado en la mitad de la tabla. El truco es encontrar la posición de ajuste óptimo para que la tabla ofrezca menos resistencia al remar. Una vez que consigas que la tabla se deslice por el agua con facilidad habrás encontrado el equilibro ideal, así que tendrás que adaptarte a esa posición. Comienza con el estilo libre, ahuecando las manos para remar, levantando el pecho para reducir el peso en la parte delantera de la tabla. Una vez aprendas a equilibrar ambos brazos, la cabeza y las piernas, ya puedes remar hacia la línea en busca de las primeras olas.

Leave a Reply